La tarea clínica, la docencia y la investigación interactúan mutuamente y nos llevan a realizar diversos recorridos. Nuestro equipo de investigación viene abordando las maneras en que se realiza la combinación de terapias cognitivo-conductuales (TCC) con terapia psicofarmacológicas hace ya más de 20 años (Garay, 2016). En los últimos años, hemos visto que había una combinación que estábamos llevando adelante en la práctica pero que no abordábamos con rigor en nuestros estudios: la combinación de TCC y tecnologías digitales. El uso cada vez más frecuente de tecnologías digitales (TD) y tecnologías de la información y la comunicación (TIC), con un incremento tan gradual que pasa desapercibido, fue de repente un cambio enorme. Como quien mira hacia atrás luego de realizar un
camino de montaña, el vértigo nos invadió al ver la extensión que la tecnología había ocupado en nuestra tarea: correos electrónicos con formularios clínicos, envío de guías de audio para realizar tareas de meditación, registro en teléfonos inteligentes de pensamientos, emociones y conductas, cambios de horarios por chat, sesiones a través de alguna plataforma cuando por alguna razón no podía realizarse el encuentro cara a cara, el trabajo con las aplicaciones de citas. Todo eso se volvió natural y cotidiano. Esta combinación nueva nos llevó a la necesidad de investigar eso que se había vuelto natural para nosotros. La interdisciplina entonces pasó del trabajo entre médicos, psiquiatras y psicólogos clínicos al trabajo con ingenieros, científicos de la computación y expertos en la ciencia de datos. Así, comenzamos a trabajar con investigadores del departamento de computación de la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad de Buenos Aires (UBA). El proyecto inicial tuvo por objetivo desarrollar una aplicación para el registro de los factores psicológicos que inciden en el curso del síndrome de intestino irritable, en colaboración con médicos gastroenterólogos del Hospital de Clínicas San Martín, de la misma UBA. El resultado fue muy alentador y presentamos un segundo proyecto para el desarrollo de una intervención online para personas con trastornos emocionales y trastornos gastrointestinales funcionales. Al ejecutarse dicho proyecto, aconteció la pandemia de SARS-CoV-2 (en adelante Covid-19). Esta situación empujó a todos los colegas a utilizar las TD y TIC, a través de las plataformas de teleconferencia, para continuar brindando asistencia a sus pacientes, en un contexto de estrés ambiental sin precedentes.

La primera parte de este libro se centra en los diferentes usos de las tecnologías digitales en las TCC. Esta primera parte comienza con un capítulo específico sobre el uso de las tecnologías digitales por parte de las TCC. Milagros Celleri continúa el segundo capítulo sobre la TCC basada en internet (I-CBT, su sigla en inglés), centrándose en el desarrollo de IUPI, una intervención online basada en el Protocolo Unificado (Ellard, Fairholme, Boisseau, Farchione & Barlow, 2010) en Argentina. En el tercer capítulo, Sofía Donatti y J. Agustín Mendéndez abordan el uso de la realidad virtual por parte de las TCC. Finaliza esta parte Patricio López Salazar con el cuarto capítulo, centrado en el uso de redes sociales en la terapia.

La segunda parte del libro se centra en las aplicaciones de las TD y TIC en problemas específicos. El capítulo quinto lo desarrolla Ivana Ortega describiendo la aplicación para teléfono inteligente “Digestivamente” para personas con síndrome de intestino irritable. Este es el trabajo resultado de nuestro proyecto de investigación acreditado y financiado por la UBA y llevado adelante por un equipo interdisciplinario de psicólogos, médicos gastroenterólogos e ingenieros.

Continúan con el sexto capítulo, Demián Rodante, Ramiro Hernán Olivera Fedi y Federico Manuel Daray describen su aplicación CAL-MA, basada en la terapia dialéctico conductual de Marsha Linehan (1993), para el abordaje de crisis en personas con trastorno límite de la personalidad. Por su parte, en el séptimo capítulo, Guillermina Rutsztein, Luciana Elizathe, Luz Scappatura, Belén Banasco Falivelli, Julieta Sanday y Germán Bidacovich presentan su programa de in-
tervención en escuelas sobre la temática de trastornos alimentarios.

En el octavo capítulo, Luis Farfallini Laura Oros y Eduardo Moreno describen su intervención online denominada “Sonreír es divertido”, basada en el protocolo unificado de David Barlow (Ellard, Fairholme, Boisseau, Farchione & Barlow, 2010) y la Psicología positiva. En el noveno capítulo, Belén Mesurado presenta su programa virtual denominado “Héroe” dirigido a promover las conductas prosociales o conductas de ayuda de adolescentes de habla hispana. En el décimo capítulo, Vanina Rugo, Dafna Natapof y Guido Entenberg presentan la plataforma “Cuidar”, cuyo objetivo es la implementación de estrategias de prevención y promoción de la salud mental infantojuvenil.

En el undécimo capítulo, Florencia Koutsovitis aborda las aplicaciones para realizar actividad física, conducta asociada con menores niveles de trastornos mentales y mejores niveles de salud mental y salud general. Finalmente, Andrés Roussos presenta una revisión sobre la captación, almacenamiento y uso de los datos de los usuarios en las Apps en salud mental, evaluando sus potenciales usos y los resguardos técnicos y éticos a considerar.

Referencias
Ellard, K., Fairholme, C., Boisseau, C., Farchione, T. & Barlow, D. (2010).
Unified Protocol for the Transdiagnostic Treatment of Emotional Disorders: Protocol Development and Initial Outcome Data. Cognitive And Behavioral Practice, 17(1), 88-101.

Garay, C.J. (comp.) (2016). Terapia cognitivo-conductual y psicofarmacolo-
gía: una guía para combinar tratamientos en salud mental. Akadia.

Linehan, M. (1993). Cognitive-behavioral treatment of borderline personality
disorder. Guilford.

Terapia Cognitivo-conductual Y Tecnologias Digitales - Garay

$3.500,00
Terapia Cognitivo-conductual Y Tecnologias Digitales - Garay $3.500,00

La tarea clínica, la docencia y la investigación interactúan mutuamente y nos llevan a realizar diversos recorridos. Nuestro equipo de investigación viene abordando las maneras en que se realiza la combinación de terapias cognitivo-conductuales (TCC) con terapia psicofarmacológicas hace ya más de 20 años (Garay, 2016). En los últimos años, hemos visto que había una combinación que estábamos llevando adelante en la práctica pero que no abordábamos con rigor en nuestros estudios: la combinación de TCC y tecnologías digitales. El uso cada vez más frecuente de tecnologías digitales (TD) y tecnologías de la información y la comunicación (TIC), con un incremento tan gradual que pasa desapercibido, fue de repente un cambio enorme. Como quien mira hacia atrás luego de realizar un
camino de montaña, el vértigo nos invadió al ver la extensión que la tecnología había ocupado en nuestra tarea: correos electrónicos con formularios clínicos, envío de guías de audio para realizar tareas de meditación, registro en teléfonos inteligentes de pensamientos, emociones y conductas, cambios de horarios por chat, sesiones a través de alguna plataforma cuando por alguna razón no podía realizarse el encuentro cara a cara, el trabajo con las aplicaciones de citas. Todo eso se volvió natural y cotidiano. Esta combinación nueva nos llevó a la necesidad de investigar eso que se había vuelto natural para nosotros. La interdisciplina entonces pasó del trabajo entre médicos, psiquiatras y psicólogos clínicos al trabajo con ingenieros, científicos de la computación y expertos en la ciencia de datos. Así, comenzamos a trabajar con investigadores del departamento de computación de la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad de Buenos Aires (UBA). El proyecto inicial tuvo por objetivo desarrollar una aplicación para el registro de los factores psicológicos que inciden en el curso del síndrome de intestino irritable, en colaboración con médicos gastroenterólogos del Hospital de Clínicas San Martín, de la misma UBA. El resultado fue muy alentador y presentamos un segundo proyecto para el desarrollo de una intervención online para personas con trastornos emocionales y trastornos gastrointestinales funcionales. Al ejecutarse dicho proyecto, aconteció la pandemia de SARS-CoV-2 (en adelante Covid-19). Esta situación empujó a todos los colegas a utilizar las TD y TIC, a través de las plataformas de teleconferencia, para continuar brindando asistencia a sus pacientes, en un contexto de estrés ambiental sin precedentes.

La primera parte de este libro se centra en los diferentes usos de las tecnologías digitales en las TCC. Esta primera parte comienza con un capítulo específico sobre el uso de las tecnologías digitales por parte de las TCC. Milagros Celleri continúa el segundo capítulo sobre la TCC basada en internet (I-CBT, su sigla en inglés), centrándose en el desarrollo de IUPI, una intervención online basada en el Protocolo Unificado (Ellard, Fairholme, Boisseau, Farchione & Barlow, 2010) en Argentina. En el tercer capítulo, Sofía Donatti y J. Agustín Mendéndez abordan el uso de la realidad virtual por parte de las TCC. Finaliza esta parte Patricio López Salazar con el cuarto capítulo, centrado en el uso de redes sociales en la terapia.

La segunda parte del libro se centra en las aplicaciones de las TD y TIC en problemas específicos. El capítulo quinto lo desarrolla Ivana Ortega describiendo la aplicación para teléfono inteligente “Digestivamente” para personas con síndrome de intestino irritable. Este es el trabajo resultado de nuestro proyecto de investigación acreditado y financiado por la UBA y llevado adelante por un equipo interdisciplinario de psicólogos, médicos gastroenterólogos e ingenieros.

Continúan con el sexto capítulo, Demián Rodante, Ramiro Hernán Olivera Fedi y Federico Manuel Daray describen su aplicación CAL-MA, basada en la terapia dialéctico conductual de Marsha Linehan (1993), para el abordaje de crisis en personas con trastorno límite de la personalidad. Por su parte, en el séptimo capítulo, Guillermina Rutsztein, Luciana Elizathe, Luz Scappatura, Belén Banasco Falivelli, Julieta Sanday y Germán Bidacovich presentan su programa de in-
tervención en escuelas sobre la temática de trastornos alimentarios.

En el octavo capítulo, Luis Farfallini Laura Oros y Eduardo Moreno describen su intervención online denominada “Sonreír es divertido”, basada en el protocolo unificado de David Barlow (Ellard, Fairholme, Boisseau, Farchione & Barlow, 2010) y la Psicología positiva. En el noveno capítulo, Belén Mesurado presenta su programa virtual denominado “Héroe” dirigido a promover las conductas prosociales o conductas de ayuda de adolescentes de habla hispana. En el décimo capítulo, Vanina Rugo, Dafna Natapof y Guido Entenberg presentan la plataforma “Cuidar”, cuyo objetivo es la implementación de estrategias de prevención y promoción de la salud mental infantojuvenil.

En el undécimo capítulo, Florencia Koutsovitis aborda las aplicaciones para realizar actividad física, conducta asociada con menores niveles de trastornos mentales y mejores niveles de salud mental y salud general. Finalmente, Andrés Roussos presenta una revisión sobre la captación, almacenamiento y uso de los datos de los usuarios en las Apps en salud mental, evaluando sus potenciales usos y los resguardos técnicos y éticos a considerar.

Referencias
Ellard, K., Fairholme, C., Boisseau, C., Farchione, T. & Barlow, D. (2010).
Unified Protocol for the Transdiagnostic Treatment of Emotional Disorders: Protocol Development and Initial Outcome Data. Cognitive And Behavioral Practice, 17(1), 88-101.

Garay, C.J. (comp.) (2016). Terapia cognitivo-conductual y psicofarmacolo-
gía: una guía para combinar tratamientos en salud mental. Akadia.

Linehan, M. (1993). Cognitive-behavioral treatment of borderline personality
disorder. Guilford.